El planeta es víctima del cambio climático. El IPPC, (Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático), está trabajando en su sexto ciclo de evaluación, durante este ciclo ya ha elaborado cuatro informes y el panorama no es alentador. “La escala de los cambios recientes en el sistema climático en su conjunto, y el estado actual de muchos aspectos del sistema climático – no tienen precedentes durante muchos siglos a muchos miles de años”, detallan en su informe.

María Paz Epelman, directora de noticias chilevisión, reflexiona en Linkedin que, “la paradoja del calor excesivo y fríos polares, que trae el cambio climático, amenazan con más emisiones. Hay que refrigerar en verano y calentar en invierno.” Revisar 

Si sumamos el conflicto entre Rusia y Ucrania que ha obligado a países a activar centrales de carbón, por ejemplo Alemania, que anunció la medida el pasado 13 de julio. Revisar 

Los ejemplos siguen, pero la pregunta que debemos hacernos: ¿qué hacemos nosotros?.

En Playmaker, nos desarrollamos en una de las industrias más contaminantes. Esta triste posición, se debe principalmente al sistema de producción masiva nacido en los años setenta, donde grandes empresas textiles adoptaron un modelo que buscaba la creación de prendas rápidas a bajo costo, sin preocuparse de la calidad y el lapso de vida útil del producto.

A pesar de no estar vinculados a este sistema de producción, denominado fast fashion, hemos intentado bajar nuestro impacto. Este camino lo hemos hecho principalmente de la mano de la empresa “Acción Circular”, quienes ayudan a generar el contacto con recicladores de base. Este año, junto a ellos, hemos reciclado 6.692 kilos de tela y 3.540 kilos de celulosa, equivalente a 2520.00 kWatt de energía o 190 litros de petroleo.

Reciclamos los papeles y cartones usados en el proceso de estampado y sublimación. Y, todos los retazos de tela que sobran de la producción son usados para rellenos de cojines y fundas. Además, contamos con una línea de tela de origen reciclado realmente certificado y pronto estaremos lanzando una línea de tela bio-degradable.

También hemos colaborado con talleres particulares, entregando retazos de tela para que sean usados en la creación de colecciones y prototipos. E incluso tuvimos la suerte de colaborar con el colectivo artístico Centro de no madres, quienes realizaron una instalación con tela reciclada.

¿Es suficiente? Por supuesto que no lo es. Creemos que aún se puede hacer aún más y la crisis climática nos urge a pensar fuera de la caja. Si tienes alguna idea para que podamos bajar nuestro impacto, y acercarnos a la economía circular, te leemos para seguir mejorando. Y por supuesto, la invitación es a hacernos la pregunta ¿qué hacemos nosotros para ayudar a frenar el cambio climático?

 

Playmaker, Un Club, una Familia.